¿Quién se queda con los autos nuevos luego del divorcio?

¡Te estas divorciando! y entonces ¿quién se queda con el auto?

15 divorcios por día ocurren en Argentina dejando a los abogados una gran cantidad de trabajo para separar los bienes equitativamente. Y es que ellos no son los únicos preocupados, también nosotros los que estamos en el proceso, sobre todo si tenemos objetos como autos nuevos.

No hay que creer que todo está perdido cuando nos separamos, porque existen varias situaciones en las cuales el auto ni siquiera debe de ser parte de la separación de bienes. A continuación te contamos las situaciones en las cuales el vehículo debe ser o no dividido en el divorcio.

Autos nuevos adquiridos antes, durante, y después del matrimonio.

Antes del matrimonio.

Está establecido que todo bien a partirse en la separación de un matrimonio se llamará bien ganancial. Por lo tanto, en el caso de que hayamos adquirido los autos antes de casarnos, estos no serán parte de los bienes gananciales.

Es un bien propio que no deberá ser dividido ya que forma parte de nuestro patrimonio personal, sobre el cual nuestra ex pareja no tiene ningún derecho a ejercer, es decir, podemos quedarnos con nuestro auto después de divorciarnos.

Durante el matrimonio.

Si el auto fue adquirido durante el matrimonio, pasa a ser un bien ganancial que debe ser repartido al divorciarse. La división se da a través de la consulta de precios de autos usados y nuevos, por eso existe la opción de vender y asignar el dinero en partes iguales o establecer un mutuo acuerdo donde se establezca quién se quedará con el vehículo según su valor.

Importante saber que cuando se procede a el hecho de la separación por culpabilidad de uno de los que conforman el matrimonio, el culpable deberá notificar los bienes que adquiera, aún si son de segunda mano, a la otra persona, ya que aún existe una relación desde el punto de vista legal entre ambos.

Herencia del auto.

Recibir un auto mediante una herencia o regalo no se considera como un bien ganancial, una vez heredado este bien comienza a formar parte del patrimonio de quien haya recibido el vehículo. Significando que el cónyuge no tiene ningún tipo de derecho sobre el auto.

Esta ley tiene su excepción porque en el caso de que el auto heredado comience a producir dinero, mediante alquiler u otra actividad que produzca ganancias, este ingreso comienza a ser parte de los bienes que se repartirán entre ambas partes del matrimonio. Y si con ese dinero se adquiere otro auto, también comenzará a formar parte de los bienes gananciales.

Adquirido con el dinero de la herencia.

Si vendemos durante el matrimonio un vehículo que no forme parte de los bienes gananciales y luego participamos en una compra y venta de autos usados o nuevos, este nuevo auto comenzará a ser parte de nuestro patrimonio personal y no debe ser repartido durante la separación.

Sin embargo para que esto se aplique es necesario que ambas partes del matrimonio firmen un papel en el que indican estar de acuerdo sobre la compra de un bien con el uso del dinero obtenido mediante la venta de un auto que no forma parte de los bienes gananciales.

Las separaciones pueden ser un dolor de cabeza, aún más cuando hay bienes importantes por el medio y se debe decidir quién se queda con qué. Pero si tenemos claro desde el principio los casos en que el auto se queda con nosotros, y podemos tomar las previsiones para que eso ocurra, tendremos un preocupación menos sobre nuestros hombros durante el proceso.

Imagen cortesia de giphy