¿Qué es mejor para tu bolsillo, comprar un auto nuevo o un auto usado?

¿Auto nuevo o usado?

Todo el que va a comprar un auto se hace alguna vez esta pregunta, muchos opinan que es mejor un auto nuevo porque no tienes gastos de mantenimiento por algún tiempo, pero la realidad es que cada 10 mil kilómetros recorridos hay que comenzar con las revisiones, el cambio de aceite y filtro.

Por otro lado, un auto usado permite ahorrar dinero que puedes destinar a otras inversiones o a comprarle accesorios muy prácticos al auto, además que se pueden conseguir autos usados en excelente estado.

Para despejar la duda y saber lo que te conviene, es importante que conozcas una serie de características claves que determinarán si tu auto ideal puede ser uno nuevo o un auto usado que cumpla igual con el uso que esperas darle.

Puntos importantes antes de comprar un auto usado o nuevo.

1. La depreciación.

Los precios de coches de segunda mano varían drásticamente entre un 10-20%, siendo el auto usado el más barato por la depreciación del vehículo.

Los autos usados son la mejor opción si deseamos negociar por un vehículo para ajustar el precio tomando en cuenta la necesidad de la persona o concesionario por vender el auto.

Sin embargo, cuando compramos un auto nuevo y deseamos venderlo en algún punto, la gran desventaja que tendremos será el bajo precio al que tendrá que ser subastado causa de la depreciación, que nos hará tener pérdidas porque el monto no se compara con el cual lo compramos originalmente según la lista de precio de autos usados que podemos encontrar en las páginas de los concesionarios o venta en línea.

2.La cantidad a gastar después de haberlo comprado.

La ventaja de comprar un auto nuevo es la garantía que viene con el mismo, además de que tardará un promedio de 5 a 6 años para ser necesario realizarle un mantenimiento mecánico de profundidad, que debe ser realizado por un profesional.

Con los autos de segunda mano se debe hacer una revisión mecánica para asegurarnos de los daños que tiene antes de comprarlo, si no se le realiza esta revisión podemos adquirir un auto en un estado grave de deterioro que requerirá una inversión importante que, en la mayoría de los casos, sigue siendo inferior al monto de un auto usado.

3.El estado del vehículo.

En los autos usados la calidad de sus partes puede estar deteriorada a comparación con los autos nuevos, lo cual representa una desventaja significativa cuando además, tenemos en cuenta que una parte de los daños del auto usado pueden no estar reflejados en su ficha técnica.

Sin embargo, podemos encontrar un auto usado en buen estado si buscamos autos seminuevos, que son autos que no pasan de los tres años de antigüedad, y así obtener un buen precio por el auto sin que tenga más de la cuenta en los años de uso.

Además el estado del auto al ser seminuevo será similar a cuando era un auto nuevo porque aún no tiene la antigüedad suficiente para comenzar a presentar fallas importantes.

4.Gastos adicionales del vehículo.

Entre comprar un auto usado y uno nuevo, debemos tomar en cuenta cuál es el mejor para nuestro presupuesto y si podremos pagar su mantenimiento. No obstante, esos no son los únicos gastos que deberás enfrentar, porque pagar por el seguro de un auto nuevo puede presentar un monto significativo en la adquisición del mismo, que se ve drásticamente reducido por la depreciación si el auto es usado.

El adquirir un auto definitivamente dependerá de nuestra capacidad económica y que no consuma más de ocho meses de salario, además de hacer el estudio de mercado por los precios de los repuestos y, buscar opiniones de otras personas que compraron el mismo auto.

Esto se realiza para asegurarnos de que tomamos la mejor opción a largo plazo y podamos obtener un auto que nos dure un buen tiempo y no nos presente inconvenientes que vayan más allá de nuestro presupuesto.

Imagen cortesia de giphy