¿Crédito o Leasing? Lo que debes saber antes de comprar un auto usado en cuotas.

¿Crédito o Leasing, Cuál es el mejor para comprar un auto usado?

En Argentina hay 82 entidades bancaria que tienen la modalidad de crédito para sus clientes para la adquisición de un automóvil. También, existe un número superior en empresas que alquilan un vehículo con opción a compra; ambos son similares, pero no son lo mismo.

Y es que el leasing (arrendamiento) y el crédito dan la facilidad de comprar un auto usado en cuotas; la diferencia está que con el leasing optas por una opción de compra mientras que con el crédito, una vez que lo hayas cubierto, pasas a ser el dueño del auto. Sin embargo, existe la duda de cuál método es el ideal, especialmente para los autos usados, por eso hoy te traemos lo necesario para que tomes la decisión correcta.

Características a considerar para comprar un auto usado en cuotas.

Probar el vehículo

La ventaja de adquirir un auto usado en cuotas a través del arrendamiento es que te permite utilizar el vehículo por el tiempo planteado en el contrato sin tener que adquirirlo inmediatamente. Lo que es contrario al crédito, que una vez solicitado para un bien, no puedes optar por revertir el proceso, si no que eres el dueño parcial del vehículo y no puedes devolverlo al vendedor.

Pero cuando lo hacemos por leasing podemos utilizar el automóvil y comprobar que sea de nuestro agrado, además de que supla efectivamente las actividades a las que queremos destinar el nuevo auto. Y como punto extra, no responderemos por los impuestos causados por el automóvil.

Pago en cuotas.

La ventaja del pago de cuotas de arrendamiento es que puede ser menor el pago mensual en comparación de un crédito. Sin embargo, no podemos dejar de lado el hecho de que cuando queramos comprar el vehículo que tenemos por arrendamiento, debemos pagar una suma, por concepto de compra, que puede ser mayor a los verdaderos precios de autos en el mercado, y que sumado a las cuotas que pagamos anteriormente esta puede alcanzar números escandalosos para un auto usado.

Mientras que con el crédito tendremos las cuotas mensuales establecidas y sabremos la cantidad total que deberemos pagar sin la añadiduras, porque el vehículo una vez pagado por el crédito pasar a ser de nuestra propiedad directamente, lo cual sería lo ideal para los que dicen “quiero comprar un auto usado” y no arrendarlo.

Procedimientos judiciales

Cuando no pagamos el crédito a una empresa, ellos pueden iniciar un proceso judicial para reclamar su propiedad sobre el auto, sin embargo es un proceso lento que puede resolverse entre ambas partes y nos garantiza el auto por un periodo que nos permite buscar una solución antes de que se nos sea arrebatado por completo.

Este caso no se aplica con el arrendamiento o leasing, ya que cuando no cumplimos con las cuotas del contrato el dueño del auto tiene el derecho legal de quitarnos inmediatamente el bien por incumplimiento, lo cual nos pondría en una situación de grave pérdida dependiendo del dinero invertido y la función que cumplía el automóvil.

Cargos extra.

El crédito ofrece en su contrato claramente el dinero que deberemos invertir para cubrir las cuotas, si se llegan a añadir cargos extras no estarán relacionados remotamente con el automóvil ni su estado.

Mientras que durante un contrato de leasing debemos pagar el kilometraje excedido, además de cualquier otro cargo que se establezca, ya sea por daños mínimos del automóvil y también interés de números que dependen de la compañía.

Estos cargos como el del kilometraje excedido se irán acumulando cada mes y deberás cancelarlo hasta cumplir con el plazo del contrato firmado. Pero para saber cuál debemos utilizar lo mejor es estudiar y comparar no solo el crédito y leasing, si no las empresas que los ofrecen, porque con suficiente investigación podemos encontrar un crédito que podamos cubrir o un arrendamiento con buenas cuotas mensuales incluyendo la de opción de compra que nos permita comprar un coche de segunda mano.

Imagen cortesia de giphy